Passa al contingut principal

Escapadita a The Cotswolds en mayo

 ¡Todavía no había publicado el post de nuestra escapadita a los Cotswolds hace casi medio año!

Pau cumple años en Octubre y decidí regalarle un viaje. Tuvimos que esperar hasta mayo ya que no había otro puente que pudiesemos aprovechar para irnos cuatro días pero sin duda mereció mucho la pena. El destino lo tenía claro desde hacía tiempo: la campiña inglesa. Aprovechando que tenía cuatro dias juntos pude cumplir el sueño de visitarla.

Reservé los vuelos y un maravilloso alojamiento en Bibury. Una casa típica ideal que nos enamoró desde que la vimos en AirBnb. Elegimos este pueblo por ser uno de los más bonitos de la zona. En todas las guías que leímos nos decía que era preciso visitarlo, ¡y no defraudó! También alquilamos un coche para recorrer la zona ya que para moverse de pueblo a pueblo si tienes los días justos lo vas a necesitar.

El viernes 27 aterrizamos muy de noche en Londres y nos alojamos en un hotel cerca del aeropuerto de Gatwick. El hotel estaba muy bien y el desayuno nos encantó. Es un hotel familiar y los dueños eran muy amables. No queríamos hacer la hora y media de coche que separa Gatwick de la campiña el mismo viernes puesto que llegamos sobre las 23 horas y se nos hubiese hecho muy tarde. Quisimos comenzar las vacaciones más descansados.
El sábado de buena mañana y tras desayunar, el dueño del hotel nos acercó de nuevo al aeropuerto para recoger el coche que teníamos reservado. Nos pusimos en marcha tan pronto como nos entregaron el coche y nuestra primera parada fue Lackok. Es un pueblo muy pequeño y encantador que tiene una cabina de teléfonos típica al final de la calle principal. Paseamos por el pueblo pero hacía un frío terrible. Compramos una manta para Altea puesto que no habíamos cogido ropa tan de abrigo.


 Una vez caminado el pueblo y entrado en sus tiendecitas de decoración nos dirigimos hacia Castle Combe. Personalmente es uno de los pueblos que más me gustó. El río que lo cruza y la plaza del pueblo hacen de Castle Combe un enclave muy agradable. Aprovechamos para comer en una taberena que había en la plaza muy chula. Se llama Wadworth pero no he encontrado la web. Está en la calle principal y aprovechamos para pedir sopa calentita.





 Altea comenzó a ponerse enferma. Ya tenía tos pero comenzó a subirle la fiebre. Decidimos que una retirada a tiempo es una victoria así que optamos por pasar por una farmacia para comprarle apiretal (sí, se nos suele olvidar bastante el paracetamol cuando viajamos...tenemos una colección bastante extensa de paracetamoles del mundo). También compramos arreglo para cenar  y para los desayunos.

Nos levantamos en nuestra casa de la campiña el segundo día con intención de continuar con la ruta. Decidimos comenzar por  Winchcombe. Hacía mucho frío y coincidió que al ser domingo muchas tiendas estaban cerradas. La verdad es que entramos en una cafetería para tomarnos algo calentito y poder continuar. Altea se encontraba mejor y nos dejó visitar todo lo que teníamos previsto.





 Nuestra segunda parada fue Chipping Campdem. Mucho más grande y más bonito. Caminando por cualquier pueblo de la campiña puedes sentir el olor a historia. Todos los pueblos han conservado los edificios emblemáticos. Aunque con el frío no apetecía mucho andar nos animamos a dar una vuelta por la plaza, el lavadero... y incluso vimos una feria de ganado. ¡A Altea le enccantó ver las ovejas!



 Como siempre que organizamos un viaje, nos leemos todo lo que podemos de la zona y buscando sitios que fueran también atractivos para ir no Altea, di con una granja.  ¡Qué gran acierto!. Este sitio es precioso. Cuidado al máximo detalle ofrece desde cursos de cocina o pintura hasta frutas y verduras o un restaurante con comida orgánica. ¿Cómo no ibamos a parar si había animales y comida rica?  Nos pedimos una pizza, hummus y salmón. La decoración está muy cuidada y estara rodeados de verde transmite mucha paz. Me hubiese casado en esa granja sin lugar a dudas pero me pilla un poco lejos...

Después de comer decidimos dar una vuelta por los aledaños y vimos vacas, cabras... pero de nuevo el frío y el aire no nos invitaban a quedarnos mucho rato además de que se hacía pronto de noche.










De vuelta aprovechamos para visitar Bibury. La iglésia, el cementerio o las calles tan cuidadas y limpias nos gustaron mucho. Bibury ha sido escenario de numerosas series y pelis. La verdad es que no en vano es uno de los pueblos más bonitos de Inglaterra. Mención especial a la calle Arlington Row. Con la hilera de casas y el río es un sitio de postal. Y claro, nuestra casita, tan bonita y bien cuidada.
 La nostra casa tan ideal!




 Como casi siempre que podemos, aprovechamos para visitar cosas en nuestro día de regreso a casa. De camino al aeropuerto paramos en primer lugar en otro de los pueblos catalogados como los más bonitos de Inglaterra: Bourton-on-the-water. La conocida como Venecia de los Cotswolds es otra parada casi obligatoria en el recorrido por la campiña. Sus canales y puentes entre tiendecitas típicas son una visita necesaria. Nosotros al ser primero de mayo encontramos muchos sitios cerrados. Hicimos una paradita para tomar un café y un bollo y nos dedicamos a pasear por los puentes. Una paarada divertida si vas con niños (o no) es The Model VillageUna reproducción a escala de todo el pueblo. Puedes ir andando tranquilamente entre las casas y tiendas del pueblo. A Altea le encantó ver las casas y a nostros nos pareció una visita divertida.






 Nuestra última parada fue  The Slaughters. En concreto hay dos: Upper-Slaughter i Lower-Slaughter. Los dos se encuentran unidos por un camino que dicen que es muy agradable de pasear pero nosotros no tuvimos tiempo y lo hicimos en coche. The Slaughters son dos pueblecitos atravesados por un río. Vimos una noria, el río, puentes... Fue una buena última visita para quedarnos con buen sabor de boca. 





Tras la última visita nos dirigimos al aeropuerto para llegar con tiempo. Dejamos el coche en la oficina, comimos algo y volamos a Valencia. La verdad es que fueron unos días muy aprovechados. Una lástima que pilláramos festivos y fin de semana. Seguramente con mejor tiempo y con menos festivos hubiesemos visto unos pueblos más animados aunque también con la niebla y el frío tenían su encanto..












Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Crónica de nuestro viaje a la India 2018

¡Hola! Aquí va la crónica de todo el viaje de verano. Dicen que la India o la amas o la odias. Yo claramente pertenezco al primer grupo y aunque este año nuestro viaje estuvo plagado de más incidentes de los que hubiésemos deseado, me quedó un gran vacío al tener que volver por razones de seguridad. Quizá sea porqué el sur de la India lo descubriré en otro momento. Salimos de València en un coche de alquiler y llegamos al aeropuerto de Barajas. Dejamos el coche, facturamos las maletas y nos fuimos a la zona de embarque. Pedimos unas cervezas y unas tapas antes de embarcar y luego subimos al avión. Entre la comida, la bebida, los nervios por ir todos juntos hacia la India y el entretenimiento, el primer vuelo se pasó bastante rápido. Llegamos a Dubai y sin problemas pasamos el control de aduanas, llegamos a la puerta y esperamos hasta que nos tocó embarcar. Todo fue genial en el segundo vuelo. Cuando aterrizamos en Delhi es cuando comenzaron los problemas. Nosotros habíamos hech…

¡Puente de diciembre de 2017 en Segovia!

Más vale tarde que nunca, os traigo la ruta que hicimos en el puente de diciembre teníamos unos días de vacaciones.

Aprovechando que todavía estábamos con el subidón del viaje de verano a Estados Unidos decidimos programar esta vez con Pau y también mi hermano, mi cuñada y su perro unos días de escapada familiar. El destino lo eligió mi padre: Segovia. Eligieron esta zona por ser nueva para todos y también por tardar pocas horas en llegar desde Valencia. La propuesta nos encantó: habíamos oído que se come de cine y hay mucho que ver.

Reservamos un apartamento en AirBnB en la calle Velarde, a solo cinco minutos del Alcázar y de la Plaza Mayor. El apartamento un acierto. El casero súper amable. Es una pena que no esté ya en la plataforma porqué estuvo fenomenal.


Salimos de Valencia el seis de diciembre bien prontito. Tardamos aproximadamente unas cinco horas con alguna parada. Llegamos por la tarde y lo primero que hicimos fue dejar las maletas y salir a explorar. Nos acercamos al Alc…

¡Navidades belgas!

Si el año pasado disfrutamos de París en Navidad, este año tampoco nos apetecía quedarnos en casa… ¿Dónde ir? Era la pregunta que nos hacíamos constantemente. En principio nuestra idea era no irnos a un lugar que hiciese demasiado frío puesto que en Francia hacia y mucho… Pero claro, nos pusimos a mirar vuelos y el precio y los horarios nos hicieron que nos decantáramos por Bélgica. Este año nos juntamos con otra pareja de guapos que tienen un nene de la edad de Altea, esto facilitaría mucho que se entretuviesen entre ellos. Dedicara siete días solo a una ciudad belga era demasiado así que pensamos que era buen idea visitar las tres principales: Bruselas, Gante y Brujas. Buscamos dos alojamientos: Uno en Bruselas y otro en Brujas y haríamos una excursión de ida y vuelta a Gante.

El 27 de diciembre aterrizamos en Bruselas. Casi perdimos el vuelo por estar tomándonos una cerveza pero al final no lo lamentamos… Al llegar al aeropuerto y recoger el equipaje fuimos a coger el tren que un…