Passa al contingut principal

¡Navidades belgas!

Si el año pasado disfrutamos de París en Navidad, este año tampoco nos apetecía quedarnos en casa… ¿Dónde ir? Era la pregunta que nos hacíamos constantemente. En principio nuestra idea era no irnos a un lugar que hiciese demasiado frío puesto que en Francia hacia y mucho… Pero claro, nos pusimos a mirar vuelos y el precio y los horarios nos hicieron que nos decantáramos por Bélgica. Este año nos juntamos con otra pareja de guapos que tienen un nene de la edad de Altea, esto facilitaría mucho que se entretuviesen entre ellos.
Dedicara siete días solo a una ciudad belga era demasiado así que pensamos que era buen idea visitar las tres principales: Bruselas, Gante y Brujas. Buscamos dos alojamientos: Uno en Bruselas y otro en Brujas y haríamos una excursión de ida y vuelta a Gante.


El 27 de diciembre aterrizamos en Bruselas. Casi perdimos el vuelo por estar tomándonos una cerveza pero al final no lo lamentamos… Al llegar al aeropuerto y recoger el equipaje fuimos a coger el tren que unía la ciudad con Brujas. Decidimos comenzar el tour por aquí porqué la hora de llegada era muy buena para coger un tren. El trayecto fue cómodo y fácil y llegamos a la estación de Brujas. Decidimos coger un taxi y llegamos a este precioso apartamento. Como todavía había tiempo suficiente fuimos a comprar a un supermercado muy cercano.
El 28 nos fuimos a Brujas. Nos salió un día fantástico y pudimos disfrutar el la ciudad. Todo decorado de navidad y con el fresquete...¡Me encanta! Fuimos primero a la plaza del Burg con su iglesia y al lado la Plaza Mayor o Grote Markt. El mercado de navidad vendiendo decoración, ropa, comida calentita… ¡Una pasada!
El beaterío o Begijnhof fue nuestra siguiente parada. Muy cerquita se puede visitar. Lo bonito de Bruselas es que andando se puede ir a cualquier sitio y poder disfrutar de las vistas, los edificios, los parques...

Cuando se hizo la hora de comer buscamos un sitio y con la mala suerte que encontramos creo que el peor de todos. Un servicio pésimo, lentos, maleducados, no explicaron los platos y pedimos con la mala fortuna que lo que habíamos pedido no estaba muy bueno… Estas cosas pasan y forman parte del viaje. Encima perdimos una braga de Mateo y ahora flota en el universo paralelo de objetos perdidos. Por la tarde aprovechamos para visitar algunos canales de la ciudad y volver pronto a casa. Se hacía muy pronto de noche y hacía frío.
En casa sufrimos un accidente un poco aparatoso con mejor resultado del que podíamos haber imaginado. Afortunadamente quedó en un susto.

El 29 nos dispusimos a conocer Gante. Cogimos un bus para ir a la estación de tren y de allí un tren a Gante. Decir que en Gante nos llovió todo el rato… ¡No pudimos ver nada! De la estación nos fuimos directos a comer. Entramos en una braserie y comimos muy bien.
Tuvimos que hacer una parada técnica en Primark para comprar unas mallas que hacía muchísimo frío.
La lluvia nos dio diez minutos de tregua y fuimos a una feria que había en una plaza. Con noria, tivovivo… ¡era de cuento!
Aprovechamos para hacernos unos crêps calentitos antes de volvernos a la estación así que de Gante realmente poco podemos decir. Una pena… ¡o una oportunidad para volver!




El 20 fuimos a dar la última vuelta por Brujas antes de coger un tren hacia Bruselas. Llegamos a este maravilloso apartamento que tenía una terraza muy agradable aunque poco pudimos disfrutar de ella. Nos encantó que nos pusieron cunas para los nenes. Estaba a unos quince minutos andando del centro.
Pau se puso enfermo así que para que descansase un poco Arantxa, Raúl, Mateo, Altea y yo nos fuimos a comer un tailandés. Altea se comió casi entero un Pad Thai picante. Por la tarde dimos una vuelta y volvimos al supermercado para comprar comida para los días que venían. El supermercado nos pillaba bastante lejos pero fuimos dando un paseo.
El día de nochevieja nos propusimos visitar lo más destacado por si el día 1 no abrían. Teníamos reservado en Sandeman's al tour gratis que ofrecen. Tuvimos suerte con el tiempo que nos respetó y pudimos disfrutar de Grand Place, La Bolsa, La Galería Saint Hubert, la Ópera, la Iglesia de San Nicolás, Mannekenpis... ¡espectacular!

Al terminar el tour (que recomiendo mucho) era hora de comer. Nos habían recomendado el 9 et voisins y sin duda fue un gran acierto. Muy bueno, muy bien de precio y el personal muy agradable. De repente comenzó a llover mucho y decidimos volver a casa para prepararnos para la cena de Nochevieja. Cuando viajamos con Altea y más siendo el lugar un sitio frío y con el tiempo revuelto nos encanta disfrutar de las casas y hacernos la cena tranquilamente. Como era Nochevieja habíamos comprado cositas ricas para celebrarlo. 


El 1 de enero solamente había turistas y gente que volvía de fiesta. Nosotros eramos del primer grupo claramente. Optamos por ir al Atomium ya que era el último día que teníamos completo en la ciudad. Estuvo lloviendo todo el rato así que apenas pudimos disfrutar de los jardines o incluso de la vista. No apetecía nada estar por la calle y decidimos hacernos una foto rápida y volver al centro a buscar algún sitio para comer. Encontramos un sitio de hamburguesas que no era muy típico pero tampoco con tiempo que hacía estaba la cosa para andar por la calle. Antes de volver al apartamento decidimos ir a ver el espectáculo de luces de la Grand Place y nos fuimos a casa.

El dia 2 fue de regreso a casa. Un metro nos llevó hasta la estación de tren y de allí al aeropuerto y a casa.
Fueron unos dias completos. Aunque el tiempo no nos acompañó demasiado pudimos disfrutar de casi todo lo que teníamos planeado.... ¡y esque nuestros niños se portan incluso mejor que nosotros!

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Crónica de nuestro viaje a la India 2018

¡Hola! Aquí va la crónica de todo el viaje de verano. Dicen que la India o la amas o la odias. Yo claramente pertenezco al primer grupo y aunque este año nuestro viaje estuvo plagado de más incidentes de los que hubiésemos deseado, me quedó un gran vacío al tener que volver por razones de seguridad. Quizá sea porqué el sur de la India lo descubriré en otro momento. Salimos de València en un coche de alquiler y llegamos al aeropuerto de Barajas. Dejamos el coche, facturamos las maletas y nos fuimos a la zona de embarque. Pedimos unas cervezas y unas tapas antes de embarcar y luego subimos al avión. Entre la comida, la bebida, los nervios por ir todos juntos hacia la India y el entretenimiento, el primer vuelo se pasó bastante rápido. Llegamos a Dubai y sin problemas pasamos el control de aduanas, llegamos a la puerta y esperamos hasta que nos tocó embarcar. Todo fue genial en el segundo vuelo. Cuando aterrizamos en Delhi es cuando comenzaron los problemas. Nosotros habíamos hech…

6 días en Canarias

Viajar en Navidad tiene muchas ventajas y algunos inconvenientes y yo soy más de mirar el lado positivo de las cosas por lo que tras pasar la Nochevieja en Paris en 2016 y en Bélgica en 2017 decidimos volver a viajar pero con una condición: no queríamos para nada pasar el frío que vivimos años anteriores... Tras barajar las múltiples opciones de zonas cálidas como el Caribe o Marruecos al final encontramos unos vuelos con Ryanair a Canarias. Un Valencia-Tenerife Sur y un Lanzarote-Valencia a un precio asequible… ¡Asequible para las fechas claro! 206 euros el primero y 96 euros el segundo. Para movernos entre islas miramos ferry y avión y claro, el segundo mucho más corto y barato. Reservamos un Binter que nos costó 96 euros. Por lo que el total de vuelos ascendió a 398 euros por persona. Barato no resultaron pero si pensamos que visitamos dos islas y que no tendría que coger las bufandas, botas y abrigos gordos...¡casi me pareció hasta regalado!
El viaje quedaba organizado del 27 al …

Escapadita a The Cotswolds en mayo

¡Todavía no había publicado el post de nuestra escapadita a los Cotswolds hace casi medio año!

Pau cumple años en Octubre y decidí regalarle un viaje. Tuvimos que esperar hasta mayo ya que no había otro puente que pudiesemos aprovechar para irnos cuatro días pero sin duda mereció mucho la pena. El destino lo tenía claro desde hacía tiempo: la campiña inglesa. Aprovechando que tenía cuatro dias juntos pude cumplir el sueño de visitarla.

Reservé los vuelos y un maravilloso alojamiento en Bibury. Una casa típica ideal que nos enamoró desde que la vimos en AirBnb. Elegimos este pueblo por ser uno de los más bonitos de la zona. En todas las guías que leímos nos decía que era preciso visitarlo, ¡y no defraudó! También alquilamos un coche para recorrer la zona ya que para moverse de pueblo a pueblo si tienes los días justos lo vas a necesitar.

El viernes 27 aterrizamos muy de noche en Londres y nos alojamos en un hotel cerca del aeropuerto de Gatwick. El hotel estaba muy bien y el desayun…