Passa al contingut principal

¡Puente de diciembre de 2017 en Segovia!

Más vale tarde que nunca, os traigo la ruta que hicimos en el puente de diciembre teníamos unos días de vacaciones.

Aprovechando que todavía estábamos con el subidón del viaje de verano a Estados Unidos decidimos programar esta vez con Pau y también mi hermano, mi cuñada y su perro unos días de escapada familiar. El destino lo eligió mi padre: Segovia. Eligieron esta zona por ser nueva para todos y también por tardar pocas horas en llegar desde Valencia. La propuesta nos encantó: habíamos oído que se come de cine y hay mucho que ver.

Reservamos un apartamento en AirBnB en la calle Velarde, a solo cinco minutos del Alcázar y de la Plaza Mayor. El apartamento un acierto. El casero súper amable. Es una pena que no esté ya en la plataforma porqué estuvo fenomenal.


Salimos de Valencia el seis de diciembre bien prontito. Tardamos aproximadamente unas cinco horas con alguna parada. Llegamos por la tarde y lo primero que hicimos fue dejar las maletas y salir a explorar. Nos acercamos al Alcázar pero estaban muy próximos a cerrar por lo que decidimos por dar una vuelta por la ciudad y dejarlo para otro día.


Tras desayunar decidimos coger el coche y acercarnos al Parque de las Hoces del Duratón. Allí se encuentra la Ermita de Santos Frutos. Un lugar precioso y que vale la pena la visita. La ermita es gratuita y está situada en lo alto de un peñasco. ¡Muy recomendable! Menos mal que nos llevamos el carro grande y pudimos movernos por las cuestas.


 Tras la excursión a la ermita pusimos rumbo a Sepúlveda. Dimos una vuelta y fuimos a comer a un restaurante en la calle Sancho Gracia que no recuerdo el nombre. Recuerdo que comimos fenomenal. Sepúlveda es conocida por la cerámica. Había muchas paradas que vendían cazuelas y material de cocina. De regreso pasamos por Turégano. Su castillo es impresionante. Como el frío ya hacía acto de presencia decidimos volver al apartamento.
 
El ocho de diciembre lo dedicamos también a visitar  las zonas más alejadas ya que el tiempo no parecía acompañarnos para andar Segovia. Primero fuimos a Riaza y luego Pedraza. La verdad es que la espesa niebla nos impidió visitarlo como hubiésemos querido.
De Riaza mención especial a la Plaza Mayor cubierta. Allí aprovechamos para comprarnos unos dulces típicos que estaban buenísimos y para pasear luego por sus calles.




De Pedraza destacar la Plaza Mayor, la calle principal y el castillo que fue comprado por Ignacio Zuloaga para restaurarlo.


Como el tiempo no acompañaba demasiado y era la hora de comer decidimos volver a Segovia y hacerlo allí. Nos habían recomendado el Mesón Mayor que se encuentra en la Plaza Mayor. Se pidieron un cochinillo y yo algo de pescado. La verdad es que estaba todo riquísimo y había posibilidad de varios menús.



 El 9 de diciembre era el último día completo por la zona y decidimos visitar la Granja de San Idelfonso.  Por dentro es espectacular. Todas las estancias, las cortinas, el menaje... Pero de lo que mejor nos habían hablado era de los jardines. Una pena que hubiese tanta niebla y no pudiésemos visitarlos  como toca.



 Con el tiempo tan malo que hacia apetecía más estar en casa así que decidimos ir a visitar el Alcázar de Segovia. La visita nos encantó. Para todos aquellos que habéis visto la serie Isabel trae muchos recuerdos. El guía nos hizo una visita muy amena y con mucho detalle.

Al terminar la visita decidimos dar la última vuelta por la ciudad y acercarnos al Acueducto. ¡Impresionante! Seguir ahí tras el paso del tiempo...


 El diez de diciembre lo dedicamos para volver a casa. Al ser final de puente nos íbamos a encontrar con tráfico. Nos despedimos desde un mirador que hay donde se ve el Acueducto desde lejos.


Fueron unos días fantásticos en família descubriendo una zona que nos ha sorprendido mucho. ¡Para repetir!

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

6 días en Canarias

Viajar en Navidad tiene muchas ventajas y algunos inconvenientes y yo soy más de mirar el lado positivo de las cosas por lo que tras pasar la Nochevieja en Paris en 2016 y en Bélgica en 2017 decidimos volver a viajar pero con una condición: no queríamos para nada pasar el frío que vivimos años anteriores... Tras barajar las múltiples opciones de zonas cálidas como el Caribe o Marruecos al final encontramos unos vuelos con Ryanair a Canarias. Un Valencia-Tenerife Sur y un Lanzarote-Valencia a un precio asequible… ¡Asequible para las fechas claro! 206 euros el primero y 96 euros el segundo. Para movernos entre islas miramos ferry y avión y claro, el segundo mucho más corto y barato. Reservamos un Binter que nos costó 96 euros. Por lo que el total de vuelos ascendió a 398 euros por persona. Barato no resultaron pero si pensamos que visitamos dos islas y que no tendría que coger las bufandas, botas y abrigos gordos...¡casi me pareció hasta regalado!
El viaje quedaba organizado del 27 al …

República de Sudáfrica y Suazilandia

Este año quisimos dar un giro radical a todos los destinos que nos habíamos planteado anteriormente. Al regresar de la India estuvimos pensando en lugares que combinasen frío; que no fuese Asia para descansar de Japón, India o Tailandia; que presentasen un atractivo especial para Altea... Mirando opciones quisimos probar suerte en África pero ¿dónde ir? Muchas posibilidades.... estuve mirando blogs tan maravillosos como el de Algo que recordar o El rincón de Sele. Igualmente contacté con Paco Nadal. Los tres coincidieron en lo mismo: un país con naturaleza espectacular, con safari para ver a los big five, accesible y conducible... SUDÁFRICA (y dada su proximidad...SUAZILANDIA)
Fue entonces cuando comenzamos a buscar y mirar rutas, trayectos... Cada vez más seguros de la elección. Nuestro plan como siempre comprar los billetes en Navidad y poco a poco reservar alojamientos, tours...pero llegó noviembre y unas lluvias nos dejaron sin cole y sin poder salir de casa.  Para matar…

Escapadita a The Cotswolds en mayo

¡Todavía no había publicado el post de nuestra escapadita a los Cotswolds hace casi medio año!

Pau cumple años en Octubre y decidí regalarle un viaje. Tuvimos que esperar hasta mayo ya que no había otro puente que pudiesemos aprovechar para irnos cuatro días pero sin duda mereció mucho la pena. El destino lo tenía claro desde hacía tiempo: la campiña inglesa. Aprovechando que tenía cuatro dias juntos pude cumplir el sueño de visitarla.

Reservé los vuelos y un maravilloso alojamiento en Bibury. Una casa típica ideal que nos enamoró desde que la vimos en AirBnb. Elegimos este pueblo por ser uno de los más bonitos de la zona. En todas las guías que leímos nos decía que era preciso visitarlo, ¡y no defraudó! También alquilamos un coche para recorrer la zona ya que para moverse de pueblo a pueblo si tienes los días justos lo vas a necesitar.

El viernes 27 aterrizamos muy de noche en Londres y nos alojamos en un hotel cerca del aeropuerto de Gatwick. El hotel estaba muy bien y el desayun…